cerrar menu mobil

HIPNOSIS CLÍNICA

hipnosis clinica

La Hipnosis Clínica es un procedimiento terapéutico que empleo ocasionalmente con algunos pacientes. Siempre de una forma muy cuidadosa e informada, pues están muy extendidas las falsas creencias y las expectativas poco realistas sobre su uso. La Hipnosis Clínica es un procedimiento que se incorpora como coadyuvante al proceso terapéutico con un paciente, nunca como una terapia única. Es un ingrediente más.

Previamente a su aplicación, ha existido una evaluación psicológica inicial y una formulación clínica del caso particular, a partir de la cual se determina la -idoneidad o no- del paciente cara a beneficiarse de la intervención con hipnosis. Llevo a cabo una preparación previa del paciente, en donde me aseguro de que sus expectativas y concepciones se ajusten a la realidad.

Entre las falsas creencias tipicamente visibles en los pacientes encontramos: la expectativa mágica de que la hipnosis resolverá el problema sin el esfuerzo personal del paciente, que "bajo hipnosis" perderá su volición y estará sometido al influjo del terapeuta, o que en hipnosis ocurren experiencias personales de índole místico, entre otras muchas. Nada más lejos de la realidad.

Podríamos decir que la Hipnosis es una situación interpersonal en donde un profesional formado y un paciente que demanda ayuda, establecen una forma de comunicación particular y estrucuturada, de mutua colaboración y con objetivos focalizados, en donde la Sugestión va a tener un papel determinante.

Hemos de definir la Sugestión como un tipo de comunicación particular, que mediante técnicas de acompasamiento y conducción, evoca una serie de fenómenos y respuestas en el sujeto.

El terapeuta se servirá de técnicas de comunicación sugestivas, y tratará de favorecer, con la colaboración del paciente, la realización un trabajo interno en el que el paciente opera con sus propios recursos cognitivos y emocionales (atención, concentración, imaginación, conciencia corporal y sensorial, afectividad) en favor de producir una serie de respuestas y experimentar una serie de fenómenos de un modo cualitativamente diferente al estado no-hipnótico.

Esta serie de cambios y experiencias en el estado mental del paciente tendrán , evidentemente, una significación personal y un valor terapéutico directamente relativo a las problemáticas que terapeuta y paciente, desean resolver.

Fenómenos tales como la disociación, la inmovilidad, la anestesia, las respuestas ideodinámicas o los automatismos, entre otros muchos, son habituales en la práctica hipnótica.

- Según la Investigación Científica actual, entre las aplicaciones clínicas en las que la Hipnosis parece incorporarse con éxito y siempre dentro de un contexto y enfoque terapéutico estructurado encontramos: Reducción de ciertas respuestas de ansiedad ante situaciones fóbicas, mejora del estado de ánimo, motivación y autoconfianza en el afrontamiento de estresores como enfermedades médicas, crisis vitales, síntomas depresivos. Disminución en la experiencia global de sufrimiento ante cierto tipo de dolores físicos. Útil en la preparación para el afrontamiento de situaciones temidas.

Para profundizar sobre este tema adjunto mi revisión sobre "Aplicaciones de la Hipnosis al tratamiento de pacientes oncológicos"

Descargar pdf Hipnosis sugestiones hipnoticas

En este texto muestro las conclusiones obtenidas tras una amplia revisión de los estudios científicos publicados así como aspectos históricos, técnicos y conceptuales de la Hipnosis.

hipnosis clinica
Mitos y Falsas Creencias sobre la Hipnosis
Mito 1: La hipnosis no pertenece al campo de la psicología científica. Quienes la practican suelen ser charlatanes, curanderos u hombres del espectáculo. Las personas que mejoran con ella, son crédulos, ignorantes y "dependientes".

Mito 2: la hipnosis puede dejar a la persona "enganchada" en un trance, de forma que, al no poder "salir del estado hipnótico", quedaría mermada en su volición o devendría en un demente.

Mito 3: la hipnosis puede explicitar o agravar psicopatologías "latentes" de la persona. Incluso puede desarrollar alteraciones psíquicas en los individuos sanos. Los individuos con problemas psicopatológicos, puede empeorar con la hipnosis

Mito 4: la hipnosis provoca un "estado" similar al del sueño, en el que la persona muestra unas características especiales. Si no se alcanzan tales características, la persona no está hipnotizada. Sólo se puede estar en esa situación especial, si se ha recibido un método de inducción hipnótica.

Mito 5: La hipnosis elimina y anula el control voluntario de la persona. Ésta deviene en un autómata en manos del hipnotizador, por lo que puede cometer actos delictivos, antisociales, inmorales o que le llevan al ridículo social.
Seguramente este es el mito que más ha perjudicado al uso y aplicación de la hipnosis en el campo de las psicoterapias.

Mito 6: La hipnosis provoca reacciones inusuales, excepcionales y cuasi mágicas en las personas.

Mito 7: La hipnosis es una terapia (hipnoterapia), sumamente útil, rápida y eficaz, que no exige ningún esfuerzo por parte del cliente para cambiar de comportamiento. Sólo las personas muy susceptibles, sin embargo, pueden beneficiarse de ella.

La cuestión de la profundidad en la auto-exploración Existencial

Para el psicoanálisis, la exploración implica siempre un proceso de "excavación". Sin embargo, para la Psicoterapia Existencial, la exploración profunda significa, más que una exploración del pasado, el intento de eliminar las preocupaciones cotidianas para centrarse sólo en la proia situción existencial.

Significa meditar más allá del tiempo, pensar en la relación existente entre nustros pies y el suelo en que pisamos, entre nuestra propia conciencia y el espacio que nos rodea; no se trata de pensar en el proceso a través del cual llegamos a ser como somos, sino en cómo somos.

Lo que podamos recordar del pasado sólo importa en la medida en que forma parte de nuestra existencia actual y ha influido en nuestra manera de enfrentarnos, en el momento presente, a nustras preocuapciones esenciales; pero, que no constituye necesariamente la "zona más fértil" de exploración terapéutica.

La historia personal deja de ser importante cuando un individuo se pregunta:

"en este momento y en los niveles más priofundos de mi ser, ¿cuáles son mis fuentes fundamentales de temor?"

Esta distinción entre el modelo evolutivo, dinámico y analítico, por un lado, y el inmediato, ahistórico y existencial, por otro, tienen un interés que soprepasa el nivel teórico, sino que además puede tener importantes diferencias e implicaciones en la técnica terapéutica.

Breves Bases Históricas
Breve Historia de la Psicoterapia Existencial.

Todo recorrido histórico, sobre cualquier escuela de psicoterapia es un recorrido tan corto como intenso. Pues, en mi opinión, al hablar estrictamente de psicoterapia, se trata de un campo que, bien podríamos decir, comienza con los estudios sobre la histeria, realizados por J. Breuer y S. Freud hacia el año 1895.

Josef Breuer fue un médico y fisiólogo que vivió entre 1842 y 1925. En el año 1880 Breuer aceptó el caso de Bertha von Pappenheim (caso Anna O), una mujer joven de notable inteligencia que había sido diagnosticada de histeria. Sus síntomas principales consistían en parálisis de miembros, ceguera, sordera y mutismo de carácter, posiblemente, psicógeno (es decir, generados por autosugestión). Otros de los signos más relevantes del caso, incluyen la presencia de alteraciones del lenguaje similares a la afasia, amnesia disociativa, rechazo a los alimentos e inestabilidad emocional traducida en importantes crisis nerviosas. Von Pappenheim también tenía dolores faciales de origen neurológico que eran tratados con morfina, lo cual provocó que desarrollara una adicción a esta sustancia.

Al mismo tiempo, las anotaciones de Breuer, sobre las sesiones con Anna O, describen a von Pappenheim como un caso con características similares a lo que hoy conocemos en la clínica por  “trastorno de identidad disociativo”. Según el médico, la paciente tenía una personalidad principal triste y temerosa, pero también otra de rasgos infantiles e impulsivos; ambas se exacerbaron con el tratamiento.

Von Pappenheim y Breuer notaron durante su tratamiento, que los síntomas se aliviaban temporalmente si la paciente hablaba sobre ellos, sobre sus sueños y sobre sus alucinaciones y conseguía atribuirles una causa, especialmente mientras era sometida a hipnosis. Dado que von Pappenheim se mostró satisfecha con el procedimiento, Breuer decidió centrarse en éste, método catártico.

La propia von Pappenheim dio a este método los nombres de “limpieza de chimenea o deshollinar” y “cura por el habla”. Fue este último término el que consiguió una mayor popularidad, junto con el que le otorgaron Breuer y Freud: “método catártico”, que consistía fundamentalmente en atribuir causas determinadas y vivenciar tales recuerdos "cargados afectivamente", poniéndolos en palabras y expresando brúscametne toda la emoción concomitante a los síntomas, en un estado de hipnosis, con la intención de eliminarlos.

Durante buena parte de su vida, Breuer fue profesor de fisiología en la Universidad de Viena. Con toda probabilidad su alumno más recordado, fue, obviamente, Sigmund Freud, quien se sintió fuertemetne inspirado por el caso cuando conoció el relato de Breuer al respecto.

A pesar de sus reticencias iniciales, consiguió convencer a Breuer de que le permitiera incluirlo en el mencionado estudio sobre la histeria, y de que colaborara en su redacción. Además del de Anna O. -pseudónimo creado para esta obra-, “Estudios sobre la histeria”, incluyó otros cuatro casos similares.

No obstante, Freud estaba convencido de que los síntomas tenían un origen psicosexual que se remontaba a experiencias traumáticas de la infancia, mientras que Breuer defendía que la histeria podía deberse a causas orgánicas. Ambas posturas coexisten en “Estudios sobre la histeria”, si bien la que se consolidó en el ámbito del Psicoanálisis, fue la de Freud.

Continúando con la Psicoterapia Existencial, ha de decirse, que le subyacen hondas raíces filósoficas. No obstante, en favor de una visión legible y referida a lo reciente, nos centrarémos en la mitad del siglo XX.

Siguiendo a Yalom, la Psicoterapia Existencial es como un "granuja sin hogar. No pertenece a nada".

En filosofía existe una tradición existencialista y una escuela propiamente dicha. Uno de sus máximos representantes fue S.Kierkegaard  quien dedicó el resto de su corta vida a analizar su situación existencial, y durante la década de 1840 publicó varios tratados importantes.  Sus ideas ispiraron fuertemente a Heidegger y Jaspers.

Pese a su procedencia, los conceptos existencialistas fundamentales, no son complejos. Se tarda "mucho más tiempo en descubrirlos, que en interpretarlos y analizarlos meticulosamente". En algún momento de su vida, todo ser humano entra en una etapa de "oscura reflexión", durante la cual se pone en contacto con las preocupaciones existenciales básicas.

Principales pensadores existencialistasSartre, Camus, Unamuno, Buber han preferido la exposición literaria. Después de todo, tanto el escritor existencialista, como el filósofo y el terapeuta, deben estimular al individuo a examinar mediante introspección su propia situación existencial.

Los analistas existenciales europeos. Es importante tener en cuanta que estos pensadores eran, en palabras de Yalom: "casi unos completos desconocidos" para la comunidad psicoterapéutica estadounidense hasta que, en 1958 hizo aparición el libro "Existencia" de Rollo May. Este texto, algo difícil de conseguir hoy en día, ejerció enorme influencia, presentando el trabajo propio y recopilando el de éstos y otros pensadores: Binswanger, Boss, Roland Kuhn, V. Frankl, entre otros.

A Excepción de V.Frankl, psicoterapeuta que "hizo escuela", mediante su Logoterapia, basándose en la antropología de Scheller, fuertemente interesado en la función del Análisis Axistencial, la incorporación de la Dimensión Espiritual en la psicoterapia y que ha alcanzado una amplísima difusión. Por todos conocido el texto: "El hombre en busca de Sentido"

Psicólogos humanistas estadounideneses. Como hemos dejado entrever, la tendencia europea hacia un Análisis Existencial, surgió como resultado de un deseo de aplicar conceptos filosóficos al estudio clínico de la persona y también como reacción al determinimos presentado por Freud y su visión pulsional del ser humano. Este movimiento estadounidense se secede entre 1950 y 1970. Haciendo aparición, los geniales teóricos de la personalidad como Allport, Murray, Kelly, Maslow, Rogers y, el propio Rollo May. Establecieron en 1950 la "psicología humanista". Rollo May, Rogers, Goldstein, Maslow y Aldous Huxley a la cabeza:

La Psicología Humanista, se interesa primordialmente por aquellas capacidades y potencialidades humanas, que no tienen, en aquel momento, un lugar de estudio sistematizado, ni en la teoría conductista ni en la teoría psicoanalítica clásica: el amor, la creatividad, el desarrollo personal, las motivaciones, la autorrealización, los valores más altos, el ser, la espontaneidad, el juego, el humor, la empatía, la autenticidad, la trascendencia del yo, la objetividad, la autonomia, la responsabilidad, la experiencia trascendental, la salud mental y otros conceptos afines.

El presidente de la asociación de Psicología Humanista J. Bugental, sugirió que se adoptaran cinco postulados básicos:

1. El hombre en cuanto tal, es más y sobrepasa la suma de sus partes.

2. El hombre es un ser dentro de un contexto humano interpersonal.

3. El hombre tiene  una conciencia y no puede explicarse completamente por una teoría que no reconozca el curso continuo de la autoconciencia humana, formada por gran complejidad.

4. El hombre tiene una capacidad de elección, no es un expectador de su propia existencia, sino que crea sus experiencias.

5. La persona tiene una intencionalidad, tiende hacia el futuro, tiene un propósito, unos valores y un significado.

Continúamos visitando a la "familia y antepasados de la Psicoterapia Existencial":

Los psicoanalistas humanistas - culturalistas:

Karen Horney (para quién el papel crucial de la conducta corresponde al estar orientada hacia el futuro y el desarrollo, viendo a la persona como motivada por sus propios propósitos e ideales, y no determinada por el pasado. Su famoso texto neurosis y madurez, muestra le proceso de psicoterapia como orientada a ayudar al paciente a "quitar los obstáculos" que le impiden ese desarrollo de sus potencialidades al que, según Horney, tendería la persona de modo connatural.

Erich Fromm, quien ha esclarecido con gran maestría el papel del amor y del temor a la libertad (recordemos sus dos principales obras el arte de amar y el miedo a la libertad) y Helmuth Kaiser, gran desconocido para muchos, pero que se ocupó seriamente del trabajo analitico de la responsabilidad y el aislamiento personal.

Fuera del ámbito de la psicoterapia, desde el ámbito  de la literatura, hemos de mencionar a éstos grandes escritores: Dostoievski, Kaffka, Tolstoi, Sarte, Camus, entre otros muchos.

La psicoterpia existencial es un paradigma y mi forma de comprender la psicoterapia, tal como he ido mostrando en estos contenido a lo largo de esta página web, como un enfoque integrador; no suponen ni mucho El paradigma. Es decir, útil para algunos pacientes, pero -no para todos-; válido para algunos terapéutas y no para otros.

La orientación existencial, terminando con ella, es un enfoque clínico entre muchos. Sirve para interpretar los datos clínicos pero,  igual que sucede con otros paradigmas, carece de hegemonía  exclusiva y es insuficiente para explicar todo el psiquismo. El ser humano es demasiado complejo y lleno de posibilidades para ello.

La existencia es inexorablemente libre y por tanto incierta. Siguiendo a Yalom, las instituciones culturales y las escuelas psicológicas suelen ocultar este estado de cosas, pero la confrontación con la propia situación existencial nos recuerda que los paradigmas son débiles barreras, que uno se construye para defenderse del dolor y de la incertidumbre. El terapeuta maduro, tanto dentro del enfoque teórico existencial como dentro de cualquier otro, debe ser capaz de tolerar esta incertidumbre fundamental.

Miguel A. Winter 2019

BIBLIOGRAFÍA
Bandler, R. y Grinder, J. (1994) "Trance Formate. Curso práctico de hipnosis y comunicación"


Barber, J. (1996) "Tratamiento del dolor mediante hipnosis y sugestión. Una guía clínica"


Capafons, A. (2001) "Hipnosis"


Capafons, A. (1998) "Hipnosis Clínica. Una visión cognitivo-comportamental" (Adjuntado en el texto)


Hammond, C. (1990) "Handbook oh hypnotic suggestions and metaphors"


Hawkins, J (1998) "Introducción a la hipnosis clínica. Una perspectiva humanista"


Pachecho León, M. (1998) Hipnoterapia ericksoniana nivel intermedio. Fenómenos hipnóticos (enlazado en el texto)
Sin conexión a Internet